Skip Navigation

No hay nada como una vista panorámica desde una casa elevada por el RREM

No hay nada como una vista panorámica desde una casa elevada por el RREM

Lauren Barcellona: “Mi padre está tan contento porque el programa RREM le devolvió su casa”.

 

En octubre de 2012, cuando el huracán Sandy se aproximaba a New Jersey, Thomas Barcellona se negaba a dejar su casa.

 

La casa le traía muchos recuerdos a este veterano de la II Guerra Mundial. Justo al lado de la bahía de Barnegat, en el municipio de Berkeley, era una hermosa propiedad con una increíble vista desde el porche trasero y el ventanal de su sala de estar. Los padres de Thomas Barcellona la compraron en 1964, como residencia de verano. El señor Barcellona vivía antes en Maplewood con su familia hasta que se jubiló en 1991, y se mudó ahí como su residencia permanente.

 

Su hija, Lauren Barcellona, quien vive con él y quien es su principal cuidadora, le dijo a su padre ese día que tenían que evacuar la casa. Como miles de otras personas, abandonó la casa un día antes de que Sandy tocara tierra el 29 de octubre de 2012.

 

Ellos se alojaron en un hotel tierra adentro y permanecieron allí por dos semanas después del paso de Sandy. Después de la estadía en el hotel, se mudaron seis veces más. Vivieron en alojamientos de alquiler y casas de sus amigos, principalmente en el condado de Ocean. Durante unos dos meses después del embate Sandy, Lauren Barcellona, quien es socia en una empresa de bienes raíces, Arthur Rue Agency, en Seaside Park, no pudo ir a trabajar debido a la enorme devastación en la zona.

 

Después de la tormenta, cuando se les permitió regresar a su casa, la encontraron severamente dañada. Sandy dejó seis pies de agua en su hogar. La vista de los atardeceres sobre la bahía de Barnegat que el señor Barcellona había disfrutado tanto durante años, se habían ido. Como muchas otras casas a lo largo de Toms River y comunidades subiendo y bajando por la costa de Jersey, la suya estaba destruida tal como pasó con la casa de su vecino de al lado.

 

La casa del señor Barcellona tuvo que ser derribada. Fue una pérdida terrible para el señor Barcellona. A su esposa, quien falleció hace cinco años, le encantaba la casa. La cochera, llena de objetos personales, acumulados a lo largo de toda la vida, también fue destruida. Botaron casi todo lo que había en el garaje y en la casa. El garaje estaba lleno “de tantas cosas que uno posiblemente no hubiera podido saber qué hacer con todo ello” -dijo Lauren Barcellona. Lo perdieron todo, incluyendo casi la totalidad de sus fotos familiares.

 

El señor Barcellona nunca pensó que fuese posible volver a su casa. Sinceramente, pensaba que se iba a morir sin nunca jamás regresar a su casa otra vez. “Ese era su único deseo, regresar a su casa” -dijo Lauren Barcellona.

 

A pesar de los graves daños en su casa, el señor Barcellona decidió quedarse y reconstruirla porque su casa contenía muchos de los recuerdos de toda su vida. “Eso se convirtió en nuestra misión, llevarlo a su casa otra vez” -dijo Lauren, refiriéndose a ella y a sus dos hermanos.

 

Inmediatamente después del inicio del Programa de Reconstrucción, Rehabilitación, Elevación y Mitigación (RREM), su hijo, Tom, llenó la solicitud en línea; luego, llevó a su padre al Centro de Recuperación de Vivienda en Lakewood para que terminara el proceso de solicitud.

 

Ella y su padre visitaban la casa tres veces a la semana para revisar el avance de la obra. “Una vez iniciada la construcción, todo caminó rápidamente”.

 

Tres días antes de la Navidad de 2014, el señor Barcellona consiguió su deseo: Se mudó nuevamente a su casa.

 

“Yo estaba tan emocionada” -dijo Lauren Barcellona. “Mi padre está contento porque el programa RREM le devolvió su casa. Mi padre nunca realmente creyó que podría recuperar su casa. Él estaba parado frente a ella y no podía creerlo”.

 

Dos días antes de que el señor Barcellona cumpliera los 90 años de edad, el 26 de julio, el Comisionado Adjunto del Departamento de Asuntos Comunitarios, David Reiner, y el Director de la División Sandy de Recuperación, Sam Viavattine, visitaron la casa para agradecer a Lauren y a su padre por su compromiso en reconstruir su hogar y permanecer en su comunidad.

 

“Él está muy orgulloso de su casa y agradecido con el programa de RREM” –le dijo Lauren Barcellona al Comisionado Adjunto, señor Reiner.

 

La casa fue elevada en casi 11 pies. “No hay nada como esa vista” -señaló Lauren Barcellona. “Él tiene sus atardeceres otra vez”.

 

 

Para más historias como ésta, por favor, visite nuestra página Recuperacion en la mira