Skip Navigation

“El RREM funciona” para una propietaria en Ocean City

“El RREM funciona” para una propietaria en Ocean City

Marsha Martin: “Sin el programa de RREM, no hubiese podido regresar a casa”

Visita: 27 de agosto
Ocean City, N.J.

Cuando la “tormenta del noreste” golpeó New Jersey este pasado mes de octubre, causó grandes inundaciones por mareas a través de las islas de barrera a lo largo de la costa sur de New Jersey, especialmente en las comunidades de los condados de Atlantic y Cape May.

Las inundaciones causadas por la tormenta no tocaron la casa de Marsha Martin en Ocean City. “La elevación nos puso por encima del alcance del agua. Es maravilloso estar aquí y no tener que preocuparse”, dijo la señora Martin, cuya casa fue elevada aproximadamente ocho pies mediante el Programa de Reconstrucción, Rehabilitación, Elevación y Mitigación del Estado.  “Es genial. El RREM funciona”.

Ella perdió todo lo que poseía el 29 de octubre de 2012, cuando el huracán Sandy devastó New Jersey. La señora Martin estaba tan emocionada con mudarse a su nuevo hogar que no le importó que su único mobiliario estuviera compuesto por un colchón inflable, una olla y una cacerola. “Es maravilloso estar de vuelta a casa y no tener que preocuparse. No me importaba que no tuviese ninguna pieza de mobiliario. No me importaba, porque estaba tan contenta de estar de regreso en casa. ”

Para la señora Martin, una intérprete y traductora para el Tribunal Superior Estatal de la División Judicial de Atlantic-Cape May, “el programa del RREM fue un regalo del cielo.  Estaba tan contenta de haber podido ser elegible para el subsidio. Sin el programa de RREM, no hubiese podido regresar a casa”.

La señora Martin solía visitar en vacaciones Ocean City, cuando era una adolescente, en lo que en ese entonces era su casa de playa de su familia. En 1990, ella y sus hijos hicieron de la casa su hogar permanente. La señora Martin había evacuado la casa un día antes que la tormenta tocara tierra. Pasaron tres días antes de que ella pudiese volver a la isla de barrera para ver los daños.

Algas marinas colgaban de la cerca de cuatro pies de altura en su propiedad. Ello confirmó cuán arriba habían llegado las inundaciones. Una vez dentro de su casa, “era devastador”, recordó. “Era un desastre. Los pisos estaban saturados de aguas negras. Yo caminaba aturdida alrededor de eso”.

Los cuatro pies de agua que Sandy envió como un torrente a través de su hogar, destruyeron todas sus posesiones. “Perdí todo. Todos mis papeles de toda mi vida, se perdieron. Las fotos de mis hijos cuando eran pequeños, se perdieron. Todos mis aparatos electrónicos. Toda mi ropa. Todo”.

Cuando ella volvió a su casa para ver los daños, el moho se había adherido en ella. Al caminar por su casa después del paso de Sandy, ella se sentía tan impotente y abrumada. Era difícil saber por dónde empezar a recomponer las partes de su casa. Un grupo de una organización religiosa, ayudó a la señora Martin a sacar todo de su casa.

Cuando comenzaron las obras, ella se aseguró de visitar su propiedad cada día. Cada día tomó una foto de su casa. “Fue increíble ver la demolición”, dijo. Y la manera en que ellos pusieron los pilotes para elevar la casa, fue fascinante. Antes, solían amartillarlos y, ahora, en cierta forma los atornillan”.

“Ella era conocida como “Bob el constructor” por sus hijos”, bromeó su hija Alley Santos-Martin.  “Ella me mandaba fotos todos los días para mostrar el avance”.

Su constructor, Keith Leonard de Halliday Leonard, fue tan comprensivo y trabajó con ella a través del proceso, de tal manera que ella pudiese conseguir el diseño de planta que ella quería. En lugar de tener todos los tres dormitorios arriba, ella quería el dormitorio principal y otro dormitorio en el primer piso y el tercer dormitorio en el segundo piso. Su calefacción y el aire acondicionado se encuentran en la segunda planta fuera de peligro. Su nuevo hogar también tiene una sala sin terminar en el segundo piso que ella no ha decidido todavía qué hacer con ella. Su porche recibe una agradable brisa y ella puede ver la “rueda giratoria gigante” de Ocean City desde el porche, especialmente por la noche cuando la iluminan.

Se mudó a su casa reconstruida el 29 de septiembre de 2014. “Ella camina alrededor de la casa y señala todas las cosas que ama”, dijo su hija. “Como si quisiera decir, ‘¡Te gusta la iluminación empotrada!’ y ‘¡Te gusta la chimenea!'”

La señora Martin dice que agradece a todas las personas que la ayudaron a tener su casa otra vez. Ella dijo que recibió ayuda de sus asesores de vivienda, Marilyn Kleinberg y George Dib, en Cape May en el Centro de Recuperación de Vivienda del Condado de Cape May. La División Sandy de Recuperación del Departamento de Asuntos Comunitarios mantuvo centros atendidos por asesores en vivienda para prestar asistencia a los propietarios de viviendas del programa de RREM en los nueve condados más afectados por la tormenta.

La señora Martin dijo que particularmente confió en la asistencia de Tom Kurek, de la sede del DCA en  Trenton. “Cada vez que tenía una pregunta, yo lo llamé. Él siempre me regreso las llamadas. “Él es la persona más maravillosa del mundo”, dijo de Tom Kurek.

Kurek visitó a la señora Martin junto con Sam Viavattine, Director de la División Sandy de Recuperación del DCA, para agradecerle y felicitarla por elegir reconstruir su casa y quedarse en su comunidad como parte del proceso de recuperación de los efectos de Sandy. “Esto significa mucho para nosotros; ver a la gente en sus hogares, y felices”, dijo Sam Viavattine.

“Mi casa es maravillosa.  La disfruto cada día. “El RREM es un regalo del cielo”, dijo la señora Martin.

 

 

Para más historias como ésta, por favor, visite nuestra página Recuperacion en la mira