Skip Navigation

Rudy Petrella, propietario afectado por Sandy, regresa a una casa más fuerte

Rudy Petrella, propietario afectado por Sandy, regresa a una casa más fuerte

Rudolph Petrella sobre el Programa de RREM:    “Estoy tan, pero tan agradecido por la ayuda que recibí”.

 

El huracán Sandy mandó corrientes veloces de aguas de inundación por todo el municipio de Moonachie en el condado de Bergen tan rápidamente que Rudolph Petrella no tuvo tiempo de salir de su casa en la Avenida Ramella.  Sólo tuvo bastante tiempo para bajar al sótano, cortar el suministro de electricidad y subir corriendo al segundo piso.  Durante la tormenta de octubre de 2012, no tomó más de media hora para que las aguas llegaran a alcanzar con gran velocidad a una cresta de casi 4½ pies de altura, seriamente dañando su hogar, que está a 2,000 pies del río Hackensack.

 

Aunque los vecinos de al lado y de enfrente vendieron sus viviendas dañadas por la tormenta y se mudaron de allí,  Petrella eligió quedarse y reconstruir.  Llenó la solicitud para el Programa de Reconstrucción, Rehabilitación, Elevación y Mitigación (RREM, por sus siglas en inglés) poco tiempo después de que el Departamento de Asuntos Comunitarios (DCA, por sus siglas en inglés) de New Jersey pusiera en marcha el más grande de sus programas de recuperación de viviendas posterior a Sandy.

 

Unos pocos días antes del Día de Acción de Gracias en 2014, Petrella y su hijo Josh se asentaron en su nueva vivienda prefabricada, una de más de 1,100 familias que hasta la fecha han reconstruido sus viviendas a través del Programa RREM.

 

“El mero hecho de que ustedes empezaron el programa importa tanto”, le dijo Petrella al Director de la División de Recuperación Sandy del DCA, Sam Viavattine, quien visitó a Petrella para felicitarle al propietario por su compromiso a reconstruir.  “Estoy tan, pero tan agradecido por la ayuda que recibí”.

 

Su hijo, Josh, que se graduó el año pasado de Wood-Ridge donde jugó el fútbol americano, dijo:  “Nosotros realmente queríamos volver a nuestro vecindario y a nuestra casa.  Ésa era nuestra meta.  Ésa era la meta principal.  He vivido aquí toda mi vida.  No quería irme y tampoco lo quería mi papá”.

 

Petrella, un maestro de la profesión de construcción en la Escuela Secundaria de Passaic, admitió los retos que el Programa de RREM enfrentó al principio cuando el Estado puso en marcha sus esfuerzos para asistir a miles de propietarios y arrendatarios con la recuperación del peor desastre natural en la historia de New Jersey.

 

Una vez comenzada la construcción, el Programa avanzó con fluidez.  Petrella observó que el pago de adelanto que el Programa de RREM le proporcionó cuando firmó su acuerdo de subsidio era una ayuda enorme.

 

Con su experiencia en construcción, actuó en capacidad de su propio contratista general, comentando:  “Yo fui frugal con el dinero del subsidio.  Me aseguré de obtener muchas cotizaciones, para estirar mis fondos de subsidio al máximo”.

 

Agregó algunos acabados atractivos a su nueva casa, que pagó él mismo, como por ejemplo, el candelabro de techo que ahora pende del cielo raso de su vestíbulo, una terraza trasera plataforma de madera e iluminación exterior.  Su vivienda de antes tenía dos baños.  Su nueva casa tiene tres baños, incluyendo un hermoso baño principal con una bañera profunda, adornada por trabajos de azulejo que él mismo llevó a cabo.

 

Petrella elevó su vivienda 11 pies.  Aunque observó que las escaleras que tiene que subir para llegar a su casa elevada es “cómo logro hacer ejercicios a diario”, con más seriedad admite que, “tienes que ser más astuto que el agua”.

 

La elevación no sólo proporciona espacios de almacenamiento y un garaje de un carro, sino que también hace posible la reducción de su prima de seguro de inundación.  Antes de la tormenta, su prima anual era US$1,700.  La prima de su vivienda reconstruida hizo una fuerte subida a US$7,000 por año.  Pero como elevó su vivienda, su prima anual bajó a US$540.

 

“Mucha gente que no elevaron sus viviendas van a tener primas mucho más altas ahora que antes de Sandy”, dijo Petrella.  “Ése es un gran ahorro para mí de US$6,500 por año, y lo hace más que vale la pena elevar la vivienda”.

 

Ahora que está de vuelta en su casa, Petrella expresó apreciación por el Programa de RREM.

 

“Sean quienes sean que concibieron este programa”, dijo él, “es algo que significó un montón para nosotros”.

El DCA echa un foco ahora sobre los que se han recuperado de la tormenta. Visite nuestra nueva página para conocer estos relatos Recuperacion en la mira