Skip Navigation

¿Cómo elevar una casa adosada cuando el vecino no va a elevar su lado?

¿Cómo elevar una casa adosada cuando el vecino no va a elevar su lado?

Carol Kelly: “Estoy tan satisfecha, tan complacida con todo lo que se logró”, dijo la señora Kelly. “Esa es la pura verdad”.

Por los miles de propietarios que vienen elevando sus viviendas unifamiliares con el Programa de Reconstrucción, Rehabilitación, Elevación y Mitigación (RREM), con el fin de que no se repitan daños como los causados por el huracán Sandy, considere lo siguiente:

¿Cómo puede elevar su casa cuando usted vive en una vivienda de pared compartida con un vecino que no va elevar su lado?

“La levanta desde adentro”, dijo Carol Kelly, como si la solución fuera obvia.

La señora Kelly y su novio en ese entonces, Robert Balaam, ahora su esposo, se quedaron en su casa adosada de dos pisos, cuando las aguas de inundación, provocada por Sandy, arremetieron en medio de su vecindario en Atlantic City, en la madrugada del lunes 29 de octubre de 2012.

Ella admite que quedarse en la casa fue un error.  “Cuando el agua llegó hasta cierta altura, yo estaba algo asustada, dijo. La inundación en la planta baja les llegó hasta las rodillas. Se quedaron en el segundo piso de su casa de dos pisos hasta que la inundación finalmente cedió el martes en la mañana.

Luego, el moho comenzó a crecer. “El moho era feo”, dijo la señora Kelly. El día viernes, el moho trepaba por las paredes. “Perdí todo”, en el primer piso, ella dijo. Pronto, el moho llegó al segundo piso y cobró más pertenencias. Aparte de las cosas perdidas, “el olor era horrible. Tuve que irme”. Los daños por Sandy eran tan graves que la casa tenía que ser vaciada.

Después de registrarse con la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), y ponerse en contacto con su compañía de seguros, la señora Kelly presentó su solicitud de asistencia y fue considerada elegible para recibir un subsidio del RREM. Firmó el acuerdo de subvención el 18 de septiembre de 2014. Con la libertad de poder elegir a su propio contratista, la señora Kelly escogió a un contratista local de un pueblo cercano, lo que fue totalmente una experiencia muy satisfactoria.

“Nos hicieron participar en todo el proyecto. Nos preguntaron sobre lo que preferíamos”, ella dijo, agregando que el contratista se encargó de todos los permisos.

Cuando la ayuda para alquiler de la FEMA llegó a su fin, la señora Kelly y el señor Balaam fueron a Connecticut a vivir con el hermano de ella porque ya no podían vivir en la casa debido a las inundaciones. Volvieron a Nueva Jersey mientras su casa estaba en construcción y en proceso de elevación. Durante la construcción, vivieron en un edificio de apartamentos cercano y pudieron regresar a su hogar en julio de 2015, menos de un año después de firmar el acuerdo de subvención.

Su casa tuvo que ser eviscerada. Se quitó completamente la mampostería de las paredes. El contratista “elevó” la casa levantándola desde el interior de la misma. En lugar de elevar la estructura, el contratista

construyó otro piso encima de la segunda planta original. La primera planta original fue convertida en un entrepiso que es inhabitable, y que sólo sirve para elevar el resto de la estructura. Los nuevos pisos segundo y tercero son ahora las zonas habitables.

La casa adyacente a la de la señora Kelly, estaba desocupada, lo que facilitó la construcción porque no había vecinos afectados. La casa de la señora Kelly data de la década de 1920. Según el contratista, la obra original de ladrillo estaba en excelentes condiciones, lo que le dio buena cimentación a la casa. Se hicieron nuevos cimientos dentro de los ladrillos existentes para proporcionar apoyo adicional. Se instaló nueva plomería y también el sistema eléctrico, así como una nueva estufa y un calentador de agua sin tanque. La señora Kelly también consiguió tener aire acondicionado, que antes no había. Todo lo mecánico se encuentra en la nueva segunda planta, que ahora es el área de vivienda principal (sala de estar, comedor y cocina). Tiene un concepto totalmente abierto.  Todas las tuberías se encuentran entre el segundo y tercer pisos. La casa, que inicialmente era de tres dormitorios, fue rediseñada con dos dormitorios ubicados en el nuevo tercer piso.

“El programa de RREM fue fantástico. Me dio el dinero necesario para hacer el trabajo. No he tenido problemas en absoluto. Todo lo que tenía que hacer, lo hice”. Dijo la señora Kelly que cualquier papeleo que era necesario, lo entregó al programa de RREM. “Todo encajó justo en su lugar. Firmé mi contrato de subsidio; encontré un contratista; entonces, comenzó la construcción y regresamos a la casa”.

“Quedamos satisfechos con todo”, le expresó Robert Balaam al Comisionado Adjunto del Departamento de Asuntos Comunitarios de Nueva Jersey (DCA), Sam Viavattine, quien supervisa la División Sandy de Recuperación, durante una reciente visita.

“Estoy tan satisfecha, tan complacida con todo lo que se logró”, dijo la señora Kelly. “Esa es la pura verdad”.

 

 

 

Para más historias como ésta, por favor, visite nuestra página Recuperacion en la mira